Crónicas, historias, opinión, literatura y mucho más.

Sospechosa

Por: Luciano Wernicke

(Moscú 1980) 
Foto: klbviktoria.com
Los jueces miraban una, dos, tres veces las fotos de la final de los 100 metros femeninos —disputada el 26 de julio en el estadio Lenin— y no podían determinar quién había sido la campeona. Los cronómetros habían marcado un empate en 11,06 segundos entre las dos más rápidas, la soviética Lyudmila Kondratyeva y la alemana oriental Marlies Oelsner-Góhr, de modo que las imágenes eran la única salida al espinoso problema. Después de observar cada detalle de las fotografías, los veedores notaron que las cabezas de la soviética y la germana habían cruzado la meta en la misma línea, al igual que los hombros, las caderas y las piernas. Sin embargo, por unanimidad, decidieron que la ganadora había sido Kondratyeva, por un «pequeño» detalle anatómico: sus pechos eran más voluminosos que los de su rival.

Tomado del libro Historias insólitas de los Juegos Olímpicos.

Las ideas brillantes en los lugares incorrectos de Enrique Peñalosa

Por: DieGO

Como se venía venir en su campaña, el nuevo alcalde de Bogotá está "recuperando" la ciudad para sus operadores consentidos, para sus constructores de cabecera y para quienes no lo necesitaban, como los ciclistas de la carrera 11 en el tramo de la calle 100 a la 82, de quienes me voy a ocupar en esta ocasión.

Hay ciclorutas que necesitan arduo trabajo para su optimización, como la de la carrera 13 en su totalidad o la propia carrera 11 desde el centro comercial Andino hacia el sur, donde cuenta con tramos tan angostos entre muros y árboles, y son constantemente invadidos por peatones que, en ocasiones, no tienen más opción, como se puede apreciar en la imagen que acompaña esta nota.

Carrera 11 con calle 74, nótese al individuo de camiseta negra / Imagen de Google Maps