Crónicas, historias, opinión, literatura y mucho más.

Cerveza

Por: Rafael Chaparro Madiedo

 Tres de la tarde. Cuatro de la tarde. Cinco de la tarde. Tarde. Sol trip trip trip, vamos o no vamos. Un litro de cerveza para pasar la tarde, para simular la espuma de los días con la espuma que se escurre por el vaso, por los dedos, por la mesa, la calle, los labios de las mujeres, por las paredes, las ventanas y las puertas y las nubes. La cerveza es el olor, ese olor que se pega a las horas, tres de la tarde, cuatro de la tarde, cinco de la tarde, tarde, el olor de la tarde trip trip trip vamos o no vamos, qué cosa tan seria. Cielo azul. Cielo limpio. Cielo. Edificios. Cuerpos que pasan abaleados por la espuma negra de los días. Cuerpos que se diluyen en un sorbo de luz. Cuerpos que pasan uno tras otro con su olor a hierba seca, a cigarrillo rubio, a yegua, a parque lleno de hojas secas. Cuerpos. Cerveza. Cuerpos con pequeñas lluviecitas diseminadas un poco en las nalgas, un poco en las tetas, un poco en los pies. Cuerpos que pasan uno tras otro con la tarde, tres de la tarde, cuatro de la tarde, cinco de la tarde. Nubes, palomas. Mayo. Junio, un semáforo en amarillo y un plato de arroz y una cerveza vamos o no vamos trip trip trip, qué cosa tan jodida.
 Fragmento del capítulo Una Lógica Pequeña, en Opio en las Nubes, de Rafael Chaparro Madiedo.

Periodista argentino detenido en Japón

Por: Juan José Buscalia

Entre las innumerables anécdotas del carismático periodista argentino Juan José Buscalia, está esta historia, contada así por él mismo en un ameno diálogo:


Mundial de 2002, Argentina en plena crisis económica pero con una selección que despertaba muchísimas expectativas: el equipo de Marcelo Bielsa - después se fue en primera rueda-. Argentina con mucha crisis, un horario incómodo, no había plata, mandaron muy poca gente de Fox, ese mundial empezó mal parido para mí porque yo no iba a ir, y faltando dos días para que iniciara el mundial, yo estaba comiendo un asado donde mi mamá, me llama mi jefe buscándome, al teléfono de la casa de mi mamá, atiendo: 


- ¿Y de dónde sacaste el teléfono?

- No, te estoy buscando, te vas mañana a Japón.

- ¿Mañana? (Era un domingo a las once de la noche) ¿A qué hora?

- No, si podemos viajás a las ocho de la mañana.
- ¿Pero cómo? Si esto es dentro de nueve horas. ¿Y la plata…?

Cortesía: Natalia Vargas