Crónicas, historias, opinión, literatura y mucho más.

Eso es lo que hay

Por: DieGO

Desde la infancia, al colombiano se le enseña a, se le exige conformarse con lo poco que pueda tener, bajo el peligroso e impreciso pretexto de "ser agradecido".

El pobre se resigna a ser pobre y a vivir, sobrevivir con lo que bien posea.

Y con esa misma mentalidad pueblos enteros se acostumbran a vivir con violencia, con  corrupción, con negligencia institucional y tantos otros síntomas de la decadencia de un país.

"A donde llego digo que soy costarricense. La verdad, me da vergüenza decir que soy colombiano", expresa un piloto de una importante aerolínea cuyo nombre prefiere no sea publicado.

Y tiene sus argumentos: "Es muy triste ver cómo se roban medio país y que la gente siga su vida como si nada, normal. Y ahora con el Tratado de Libre Comercio (TLC) los gringos van a empezar a llevarse toda la comida, hoy no pasa nada, pero cuando empiece a escasear la y la gente comience a pasar hambre, la guerra va a ser por los alimentos y no va a haber nada que hacer".

Comienza la era Pékerman

Por: DieGO


José Pékerman (Foto: El Espectador)
Y llegó el debut de José Néstor Pékerman en el banquillo de la selección Colombia, enfrentando un rival que parece inevitable y en un territorio aparentemente inmodificable: México en los Estados Unidos.

Es un buen rival, siempre mundialista, con figuras, pero que puede aburrir por la repetidera. El juego ante los siempre aguerridos manitos, ha marcado el regreso del argentino como entrenador, tras dejar a Tigres, justamente de México, hace 33 meses, casi tres años.

Las dos grandes novedades en la convocatoria han sido el primer llamado de Bernardo Espinosa, hombre del Racing español, y el regreso de Aldo Leao Ramírez, quien cumple un buen papel precisamente en la liga mexicana.

De un técnico misterioso, reacio al diálogo con la prensa, sin dirigir en tanto tiempo como es este hombre nacido en Entre Ríos, nadie sabe qué esperar. Claro está, y esto no lo ha dicho nadie: Es preferible un técnico que sin decir nada nos lleve a Brasil 2014, y no algún hablantinoso que nos ponga a ver el mundial por televisión.

Pékerman ha sido varias veces campeón del mundo en categorías juveniles, es un gran formador y los trofeos lo avalan como tal, sin embargo no ha corrido con la misma suerte dirigiendo mayores, apenas una pálida actuación en Alemania 2006 con la favorita selección Argentina, alcanzan a preocupar a los más aferrados a los datos.