Crónicas, historias, opinión, literatura y mucho más.

El cáncer del fútbol colombiano

Por: DieGO

Los mismos errores directivos, el mismo cuerpo técnico y resultados cada vez más deprimentes, así como una liga en evidente decadencia - sí, la octava mejor del mundo, según dicen - son la muestra clara del estancamiento del fútbol colombiano, anacrónico y cada vez más crítico. Nos quedamos en el siglo pasado.

Cada vez hay jugadores con más trayectoria internacional, con hojas de vida de mayor peso, no obstante el jugar todos fuera les hace carecer de una identidad nacional, a las canchas salen once muy buenos jugadores, mas no un equipo representativo nacional. Pero ellos no tienen la culpa de la devaluación del balonpié colombiano ni de que en este país "el fútbol se baile".

Diez años que desangraron a Colombia

Por: Eduardo Galeano

 El texto a continuación forma parte del capítulo "El Rey Azúcar Y Otros Monarcas Agrícolas", incluido en el episodio "La Pobreza Del Hombre Como Resultado De La Riqueza De La Tierra"
  
Allá por los años cuarenta, el prestigioso economista colombiano Luis Eduardo Nieto Arteta escribió una apología del café. El café había logrado lo que nunca consiguieron, en los anteriores ciclos económicos del país, las minas ni el tabaco, ni el añil ni la quina: dar nacimiento a un orden maduro y progresista. Las fábricas textiles y otras industrias livianas habían nacido, y no por casualidad, en los departamentos productores de café: Antioquia, Caldas, Valle del Cauca, Cundinamarca. Una democracia de pequeños productores agrícolas, dedicados al café, había convertido a los colombianos en «hombres moderados y sobrios». «El supuesto más vigoroso -decía-, para la normalidad en el funcionamiento de la vida política colombiana ha sido la consecución de una peculiar estabilidad económica. El café la ha producido, y con ella el sosiego y la mesura.»79